Naturaleza, descanso y festivales de música en Oosterpark

Oosterpark

Amsterdam tiene como una particularidad, y en eso se parece a los británicos, en que tiene muchos de los parques más grandes y bellos del continente europeo: su atractivo turístico bien puede tener que ver con lo arquitectónico y lo urbano, pero en estas zonas naturales se genera mucho turismo también.

Es el caso del Oosterpark, 12 hectáreas de naturaleza en lo que es un jardín de estilo inglés, con zonas arboladas, explanadas y una piscina para darse un chapuzón.

Lugar histórico, fue el primer gran parque establecido por el ayuntamiento de Amsterdam, luego de los más pequeños Vondelpark y Sarphatipark: está ubicado en el distrito Oost / Watergraafsmeer y fue diseñando en 1891 por el arquitecto paisajista holandés Leonard Anthony Springer. Para quienes deseen visitarlo, tienen que saber que hasta allí se llega por medio del tranvía 9, que sale de la Estación Central y pasa por Dam Square.

Más allá de que hoy lo vemos como un lugar muy bonito y ni imaginamos que se lo cierre o modifique, hay que mencionar que en el momento en que fue construido recibió críticas de los vecinos ya que en ese lugar había un cementerio de varios siglos de antigüedad, el cual tuvo que ser reubicado: lo que ahora es conocido como el cementerio Begraafplaats Ooster.

Otra particularidad de este parque es que en su interior hay una serie de importantes monumentos, como el Monumento Nacional de la Esclavitud que conmemora la abolición de la misma en los Países Bajos allá por 1863. Allí, cada año, se realiza una ceremonia en relación a esta temática. Otra bella escultura es Schreeuw (El grito), que recuerda a Van Gogh y es representa la libertad de expresión, como así también una que recuerda a un descendiente del genial pintor, que fue asesinado en 2004 por un extremista musulmán.

Hay que tener en cuenta además que el barrio donde está el Oosterpark es multicultural, y el mismo es frecuentado por gente de Marruecos, Tailandia, Turquía, Surinam, entre otros países. Además de su belleza natural, que se complementa con muchas especies de árboles y de animales como las garzas grises que están en el lago, el parque tiene la particularidad de estar junto al Tropenmuseum o Museo Tropical de Amsterdam, lo que atrae a mucha gente.

Como es de esperar, durante todo el año la gente se acerca a este parque a tomar sol o a descansar en el verde césped: hay lugar también para los skaters y donde comprar helados y demás refrigerios. Sin embargo, durante mayo y junio llegan hasta este lugar muchos fanáticos de la música ya que se desarrolla en estas instalaciones el Oosterparkfestival, con una serie de conciertos gratuitos con músicos de primer nivel.

Foto vía: Tinbergen



Etiquetas:

Categorias: Ocio en Amsterdam


Deja tu comentario