El serpenteante Puente Rojo

Puente Rojo

No es ninguna novedad, pero nunca queda de más decirlo: Amsterdam tiene una arquitectura asombrosa. La ciudad holandesa es una de las más bonitas de Europa, y esto se debe fundamentalmente a las construcciones que engalanan su paisaje: no sólo los grandes edificios, sino también las pequeñas casas.

Sin embargo, entre las grandes estructuras, montadas y pensadas especialmente, tenemos una que es muy bella y a la vez muy sorprendente, como es el Puente Rojo, conocido como Pytonbrug.

Este puente tiene una estructura particular, zigzagueante, casi con las formas de una serpiente. Su utilidad es fundamental, obviamente, porque está en la zona de canales y en este caso el mismo sirve para atravesar el Río Lj. De hecho, desde ahí se puede apreciar el bello paisaje de los bordes de Amsterdam, con la singularidad que aportan construcciones como el Palacio de la Música, el asombroso Nemo o ese complejo vanguardista que resulta sumamente estimulante conocido con el nombre de otro destino soñado, Barcelona.

El Puente Rojo es tan sólo uno de los puentes que hay en los canales de Amstedam, pero es uno de los más llamativos por estas cuestiones arquitectónicas que mencionábamos. Con un diseño sumamente futurista, el mismo fue una creación del estudio West 8 y se lo inauguró en 2001. Igualmente, se registran algunas quejas de la comunidad local debido a que no se permite sobre este puente la utilización de bicicletas, un tipo de vehículo que es importantísimo por los habitantes de la capital holandesa.

Como datos a tener en cuenta, este puente tiene unos 90 metros y sirve para llegar hasta la isla de Borneo, que se encuentra en la costa enfrentada a la ciudad. Otro detalle es, por ejemplo, que durante el verano el Pytonbrug se puebla de niños que realizan juegos acuáticos en sectores acondicionados para tal fin.

Por otra parte señalar que el Puente Rojo está ubicado en el Zeeburg, que es un barrio ideal para aquellos que conocen Amsterdam y quieren encontrarse con un destino diferente y novedoso. El lugar está poblado de jóvenes que buscan espacios tranquilos, y no hay allí ni cafeterías ni restaurantes, ni mucho menos centros comerciales. Entre sus bellezas arquitectónicas está el bloque de departamentos conocido como The whale, una gran construcción que sobresale en la postal de este bello lugar.

Foto vía: Plus.Google



Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Amsterdam


Comments are closed.