Vondelpark, parque de estilo inglés

Vondelpark

Su condición es bastante ambigua, porque si bien uno se escapa de la ciudad y se sumerge en el descanso que permite un enorme parque repleto de vegetación, también es cierto que el mismo está insertado a esta altura en medio de la urbanización de Amsterdam.

El Vondelpark, de él hablamos, atrae cada años a unos diez millones de personas y es un lugar ideal para hacer deportes, descansar o visitar varias de los atractivos que hay en su interior.

Fue por 1864 que un grupo de habitantes de Amsterdam de la alta sociedad decidieron construir un parque y jardín, comprando las ocho hectáreas originales. Sin embargo, se encontraron con que el terreno era algo pantanoso, por lo que convocaron al arquitecto y paisajista L.D. Zocher para que le dé un aspecto de parque británico, con sus avenidas, pequeños islotes, estanques y grandes sectores parquizados. Así, prontamente, se convirtió en un punto de encuentro inevitable.

Hay que señalar que por aquel entonces el terreno estaba ubicado en las afueras de la ciudad, aunque actualmente se lo pueda divisar en la zona urbana entre Leidseplein y Museumplein. Para los habitantes de Amsterdam, hace las veces de pulmón verde. Para 1996 este lugar fue declarado como “monumento real” y las autoridades decidieron renovarlos y proceder a algunas reformas que fueron terminadas hace un par de años. Se hicieron nuevos senderos y se mejoraron los estanques.

El Vondelpark es estéticamente bello, y permite en su interior una gran cantidad de actividades, desde caminar o descansar, hasta andar en bicicleta o trotar, todo entre sus bellos jardines y estanques. De todos modos cuando recién se abrió, en 1865, el mismo estaba habilitado para paseos a caballo y caminatas: la instalación de una estatua del poeta holandés Joost Van Den Vondel dio origen a su nombre. Para 1877 se compraron 40 hectáreas más y se terminaron alcanzando las 48 actuales.

Otra particularidad de este parque en medio de la ciudad es que allí dentro viven varias especies animales y hay diversas especies vegetales, que aportan gran belleza. También, que sus instalaciones albergan un salón de té, un restaurante, un teatro al aire libre, un bar, la Escuela de Equitación Real y el Museo del Cine que exhibe cada noche películas en sus tres pantallas. También, en verano, se montan obras de teatro al aire libre.

Foto vía: Foro de fotos

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Ocio en Amsterdam


Deja tu comentario