De nieuwe ooster, cementerio municipal de Amsterdam

Con una fuerte conexión con la población de Amsterdam, el Nieuwe Ooster (Nuevo Oriente) es el cementerio municipal de esta ciudad holandesa que tiene características de gran versatilidad, convirtiéndose además en una amplia reserva natural. Con una historia muy rica y con monumentos espectaculares, estas instalaciones son ampliamente reconocidas en Europa y son motivo de orgullo para los propios ciudadanos.

Las autoridades anuncian que además de los servicios típicos, se aseguran el cuidado en el medio ambiente y el brindar un excelente ámbito para sus empleados, asegurándose de esta forma una excelente calidad de servicio. Allí se llevan a cabo entierros y cremaciones a nombre de la Municipalidad, permitiendo el respeto a los deseos de quienes deben dar uso a estas instalaciones. Un espacio maravilloso sin fines de lucro.

Las obras que dieron inicio a la existencia del Nieuwe Ooster correspondieron al arquitecto Leonard Anthony Springer. Sobre fines del siglo XIX se comenzó con el proyecto de este nuevo cementerio debido a que había que reemplazar al del este, que estaba desbordado y no había nuevos cementerios en Amsterdam. Estas instalaciones fueron ampliadas y remodeladas en 1914 y 1928, aunque estas últimas obras no fueron lideradas por Springer. Sin embargo, debido al crecimiento de la ciudad, el cementerio volvió a ampliarse y en la actualidad estamos ante un terreno de 33 hectáreas.

Desde 1892 hasta el presente, el cementerio terminó convirtiéndose en una reserva natural, que forma parte de la estructura verde de Amsterdam. Debido a que no hay iluminación por las noches, gran cantidad de especies animales encuentran refugio en este lugar a lo que se suma una larga lista de plantas y árboles: por ejemplo hay una morera blanca que fue plantada en 1915 y que tiene una altura de 14 metros y una circunferencia de 3,04. No obstante, desde 2003 el Nieuwe Ooster ha logrado la denominación de monumental, mientras que 17 de sus tumbas han sido consideradas monumento nacional.

En este cementerio se permite que la gente elija la forma en que quiere ser enterrada o cremada. Por ejemplo, se puede optar por el tipo de ataúd como por la casa fúnebre que hará el cortejo. También hay posibilidad de seleccionar la música que acompañará el velorio, desde música de cámara a hard rock. Uno de sus lugares más bellos es un estanque en el que flotan las urnas de aquellos que han sido cremados, lugar que ha sido galardonado con varios premios.

Hay que señalar además que desde 2010 se lleva adelante un proyecto para ampliar la construcción, con capillas y espacios preparados para que la gente despida a sus seres queridos.

Foto vía: Mimoa



Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Amsterdam


Deja tu comentario