Deporte y cultura en el Zuid

Apollohal

El Zuid, distrito sur de Amsterdam, es uno de los lugares más divertidos para explorar.  Ideal para recorrer a pie o en bicicleta, es la parte menos conocida de la ciudad. Sin embargo, aquí se encuentra la Museumplein, Vondelpark, la señorial avenida Apolo y De Pijp, el barrio latino de Ámsterdam.

Precisamente sobre la avenida Apolo se encuentra Apollohal, un impactante estadio deportivo construido entre 1933 y 1934, declarado Monumento Histórico. Inicialmente estaba destinado a estadio de tenis, exposiciones y demostraciones deportivas. Tiene una ubicación privilegiada, entre los Stadionweg Apollolaan y los canales norte y sur del Amstel, es decir, en la intersección de las tres principales vías fluviales de Ámsterdam.

El edificio fue diseñado por el arquitecto Albert Boeken y es considerado su obra más importante. Responde a los requerimientos de construcción, iluminación y decoración de su finalidad como estadio deportivo, pero es una de las primeras construcciones con esqueleto de acero y paredes de vidrio y cemento.

Al momento de su inauguración tenía una combinación de colores propia, a partir de los diversos componentes, diseñada por A. Komter, utilizando pintura de aluminio con un brillo especial que destacaba la naturaleza fina y transparente de la construcción. Durante la restauración del complejo, en el año 2005, recuperó los colores originales.

La larga fachada sobre la Avenida Apolo tiene 90 metros de largo y sobre ésta se ubican las tres entradas principales; también estaban aquí antiguamente las entradas a los vestuarios. El techo de cristal de la pérgola es el original y cuenta con una pared de vidrio agregada posteriormente. En 1954 se agregó el Cine Apollo, diseñado por A. Bodon, pero sufrió dos incendios: uno en 1961 y otro en la década del 90 del siglo pasado. Desde entonces quedó desactivado y actualmente está convertido en los vestuarios del gimnasio.

En total el edificio tiene tres plantas, gradas móviles con capacidad para 1500 espectadores y un techo de suave pendiente; la puerta de entrada es una gran abertura circular con barras de acero que la dividen en varias secciones. Después de visitar el estadio Apollo, lo mejor es pasar por su cafetería restaurante. Forma parte del complejo y tiene la misma estructura de acero, aunque originariamente fue pensado como una sala de refrigerios para el personal. Cuenta con una terraza de cemento, y ventanas redondas sobre el lado del agua.

Si estamos por aquí al mediodía, aprovechemos para pasar por el edificio Tripolis, en Burgerweeshuispad 301. Cuenta con una sala de conciertos en la que se ofrecen funciones especiales, con entrada libre y gratuita y una duración no mayor a 40 minutos.

Imprimir

Categorias: Callejero de Amsterdam


Deja tu comentario