Los molinos de viento de Ámsterdam

molino de viento

¿Sabías que en Holanda hay un Día Nacional de los Molinos de Viento? Se celebra el segundo sábado de mayo de cada año. Como es sabido, Holanda es famosa por sus “molen”, orgullo de los habitantes de este país y que han ayudado enormemente al desarrollo de su economía. Ese día, las puertas de los molinos de viento se abren para los visitantes, decorados con flores, guirnaldas y banderas holandesas.

Generalmente los molinos de viento se construían fuera de las ciudades; de hecho, alguna vez hubo más de diez mil molinos en Holanda pero actualmente sólo sobreviven unos mil, de los cuales hay alrededor de ocho en las afueras de Ámsterdam.

Por lo tanto, esta fecha puede ser un buen motivo para alejarse un poco del centro de la ciudad y visitar los alrededores. Además, ¡una visita a Ámsterdam estaría incompleta sin ver los molinos de viento!

Los molinos lucen engalanados; la entrada es gratuita y los establecimientos que participan del evento aparecen con banderas azules y sus aspas en movimiento. La visita a los molinos se combina con exposiciones artesanales, industriales y del arte molinero.

Interesará al visitante saber que la protección de los molinos de viento comenzó en 1923 con la creación de la asociación De Hollandsche Molen, en Ámsterdam. Desde entonces, muchos molinos han sido restaurados y puestos en marcha otra vez con la ayuda y simpatía de la población holandesa.

Uno de los molinos que se encuentran en Ámsterdam es De Otter, al oeste de la ciudad, exactamente en Gillis van Ledenberchstraat 78A. Fue construido en 1631 y aportaba agua y energía a doce aserraderos que entre 1630 y 1638 se construyeron entre el canal y el oeste de la ciudad.

El molino funcionó incluso hasta comienzos del siglo XX, pero fue desmantelado en 1928 y demolido poco después. Desde 1977 los restos del molino forman parte del catálogo de Edificios Protegidos de Ámsterdam junto con el área a su alrededor. Fue restaurado completamente en 1994.

Otro molino interesante es De Gooyer, en el centro de la ciudad, precisamente en Funenkade 5. Fue construido en 1725 y originalmente diseñado como un molino de maíz; es considerado el primer molino harinero de Holanda. Tuvo varias remodelaciones, como en 1814, y adelantos como en 1904 cuando se le instaló un motor. Fue restaurado completamente entre 1929 y 1930 y se utilizó como molino harinero inclusive hasta la década del 40 del siglo pasado.

Visitaremos por último De Bloem, también al oeste de Ámsterdam, en Haarlemmerweg 465, llamado también Molino de las Flores. Se encuentra abierto al público desde 1963, e incluye una pequeña taberna y una tienda de especias.

Foto: vía Turismo de Amsterdam



Etiquetas: ,

Categorias: Turismo en Amsterdam


Deja tu comentario