David y Goliat en Amsterdam

Museo-cafe David  y Goliat

La calle Kalverstraat es una de las más pintorescas de Ámsterdam; podemos recorrerla partiendo de la Plaza Dam. Actualmente es una calle comercial, pero aún conserva algunas de las joyas de otros tiempos, invitando al visitante a descubrirlas entre sus nuevas tiendas y diaria animación.

Por ejemplo en el Número 58 está De Papegaai Kerk, la Iglesia del Papagayo, un templo católico que funcionó secretamente. Fue construida en el siglo XIX y en la entrada tiene grabado un papagayo de piedra.

Si algo les resulta familiar, es porque Kalverstraat es la calle del llamado Milagro de Ámsterdam, pero hoy nos detendremos en la intersección de Kalverstraat con Sint Luciënsteeg. Allí, a la derecha, hay un angosto corredor que conduce a una puerta custodiada por columnas con capiteles. Estamos exactamente en Kalverstraat 92 y más precisamente en el Museo Café David y Goliath, un lugar mítico de Ámsterdam, con patio de invierno, zona de estar y patio de verano.

Este lugar fue durante cuatrocientos años un hogar para niños huérfanos. Se trataba de un convento fundado en 1414 entre Nieuwezijds Voorburgwal y Begijnensloot que en 1580, cuando la ciudad se convirtió al protestantismo, fue entregado al Ayuntamiento y designado Orfanato Civil. Los niños huérfanos permanecían aquí hasta alrededor de los 20 años; las niñas aprendían a tejer y cuidar la huerta, y los varones un oficio. La mayoría se incorporaba a la Compañía de Indias Orientales y donaba una parte de su salario al Orfanato.

El más famoso de todos los huérfanos que trabajó en la compañía fue Jan Carel van Speijk, quien había nacido en 1802, y aunque aprendió el oficio de sastre tuvo una exitosa carrera naval. En 1831 los rebeldes belgas trataron de capturar la nave de van Speijk, pero éste resistió heroicamente. Por eso, siempre habrá un buque de guerra holandés que lleve el nombre de Van Speijk. Está enterrado en la Nieuwe Kerk.

En el patio aún se conservan los armarios que se utilizaban para almacenar herramientas y objetos personales de los huérfanos. La última habitante del hogar fue Sofía Paulina Roos quien murió en 1958 a los 76 años. Después, el Orfanato se convirtió en el Museo Histórico de Amsterdam.

En el restaurante se pueden ver dos impactantes figuras de madera que representan a David y Goliat; fueron realizadas en el siglo XVII por Albert Jansz Vinckenbrink, diseñadas para ser expuestas en Het Oude Doolhof, el laberinto de un antiguo parque de diversiones que funcionó hasta 1862, con un gran jardín en el que había fuentes y estatuas.

David mide 1,60 metros de altura y Goliat, 5,30 metros; tiene un mecanismo que otorga movimiento a la cabeza y los ojos. En 1969 las figuras fueron trasladadas al restaurante y son muy admiradas por los visitantes.



Etiquetas:

Categorias: Museos de Amsterdam


Deja tu comentario