Ámsterdam para turistas tranquilos

spui

Ámsterdam es una ciudad muy animada: el área de los museos, las calles comerciales, los mercados, reciben miles de visitantes que transitan solos o en grupos, a pie o en bicicleta, creando una atmósfera rica y multifacética.

Pero si eres del tipo de turista que prefiere los lugares tranquilos, te invitamos a descubrir los rincones más pacíficos de esta preciosa ciudad. Están un poco escondidos y alejados de los circuitos turísticos tradicionales y te permitirán disfrutar de la ciudad de una manera diferente.

Para empezar visitaremos Begijnhof, en el corazón de Nieuwe Zijde. Es un antiguo beaterio habitado por mujeres, un verdadero oasis de tranquilidad en el centro de la ciudad. Es como una pequeña aldea engarzada entre calles animadas, formada por un patio rodeado de antiguas casas altas y estrechas; aquí se encuentra la casa de madera más antigua de Ámsterdam, construida en el siglo XV. En el centro hay un gran espacio verde y la iglesia Kerk Engelse, construida en secreto en el siglo XVI.

A pocos pasos están la plaza y canal Spui; caminaremos a lo largo de éste hasta cruzar un puente; allí se encuentra la Curva de Oro, una pequeña porción del Herengracht entre Koningsplein y Vijzelstraat, paralela al mercado de las flores. Es una de las calles más aristocráticas de Ámsterdam, con antiguas mansiones de hermosa arquitectura construidas en el siglo XVII y las fachadas decoradas con impactantes adornos esculpidos.

Si seguimos caminando en dirección a Vijzelstraat cruzaremos un nuevo puente. Allí, precisamente en el N° 672, se encuentra el Museo Van Loon. Es la antigua casa de la familia Van Loon y expone obras de arte decorativo; además, tiene un hermoso jardín francés.  Continuemos caminando por la Vijzelstraat; nos lleva hasta la Muntorren, la torre de las lágrimas; en esta parte de la ciudad hay bonitos restaurantes donde sentarse a comer algo mientras disfrutamos de la vista del Amstel.

Después de esto podemos dirigirnos a las islas orientales, en particular la Havengebied Oostelijke, al este; estas islas fueron creadas como complejos residenciales y lucen una impactante arquitectura contemporánea.  Si cae la tarde y es hora de darle un toque de romanticismo a nuestro paseo, lo mejor será embarcarnos en un corto crucero nocturno por los canales; a esta hora hay menos barcos, los puentes lucen iluminados y las fachadas parecen más altas.

Información práctica
· Acceso al Spui o Begijnenslout Gedempte: tranvía parada Spui
· Acceso islas orientales: Tranvía desde la Estación Central parada Rietlandpark

Foto: vía Wikipedia



Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Amsterdam


Deja tu comentario