La Ruta del Milagro de Ámsterdam

kalverstraat

Ámsterdam a veces es llamada “la ciudad del milagro”. No muchos turistas conocen esta historia, ya que Ámsterdam es vista como un sinónimo de ciudad de las bicicletas, los canales, cultura, museos y vida tolerante.

En realidad, Ámsterdam fue durante la Edad Media un importante lugar de peregrinación; si llegan a mediados de marzo, podrán realizar junto con los devotos la Ruta del Milagro, que recuerda ese hecho sorprendente.

De acuerdo a la leyenda, el 15 de marzo de 1345, un hombre estaba gravemente enfermo en su casa en la Kalverstraat. Pensando que estaba a punto de morir llamó a un sacerdote para que le administrara los últimos sacramentos; después de recibir la hostia, el hombre empeoró y la vomitó. según las costumbres de la época, la oblea fue arrojada al fuego pero a la mañana siguiente ¡se la descubrió intacta entre las cenizas!

Dos veces esta hostia fue llevada a la iglesia, y las dos veces regresó misteriosamente a la casa de Kalverstraat, lo que fue interpretado como un milagro, marcando el comienzo de una peregrinación llamada Procesión del Milagro.

Más adelante se construyó una capilla en el lugar del milagro que hizo además que Ámsterdam se convirtiera en un centro de peregrinación; las procesiones eran magnificas. En 1578 la ciudad se convirtió al protestantismo y las procesiones continuaron aunque a menor escala, y la tradición fue conservada por el Beaterio. Actualmente se denomina Procesión del Silencio, la celebración dura una semana y participan miles de personas, la mayoría católicos, pero también cristianos y curiosos en general.

La Semana del Festival del Milagro comienza el primer miércoles después del 12 de marzo; desde este día hasta el sábado hay misas en Beguinage, pero la gran procesión comienza el sábado a la noche y se extiende hasta el domingo. Llegan miles de peregrinos en autobuses de todos los puntos de los Países Bajos; la principal característica es que se hace en absoluto silencio.

El recorrido,  de aproximadamente una hora de duración, comienza en la Plaza Spui, antiguamente un cuerpo de agua que fue rellenado y convertido en plaza en 1882; en 1996 fue remodelada y se emplazó una pequeña estatua llamada Het Lieverdje dedicada a la juventud de Ámsterdam.

Continúa por la capilla Begijnhof para tomar la Kalverstraat hasta que esta se convierte en Newuwendijk y se sigue caminando hasta su intersección con Prins Hendrikkade, justo frente a la Estación Central, donde se comienza a regresar.

El resto del recorrido se hace por la Warmoestraat, que luego se llama Nes, hasta el canal, bordeándolo por la Langebuurt Steeo; ya estamos casi al final del recorrido. Sólo falta rodear de Beguinage y regresar al punto de partida.

Foto: Stille-Omgang



Etiquetas:

Categorias: Ocio en Amsterdam


Deja tu comentario