Museo Geelvincks, una mansión del siglo XVIII

jardines museo geelvincks

Durante el siglo XVIII, esta mansión al borde del canal perteneció a una de las familias más ricas de Ámsterdam, los Geelvincks. Declarada Monumento del Estado y actualmente convertida en una casa-museo privado, muestra el estilo de vida de una familia burguesa, con su rica decoración, jardines exuberantes y colecciones de arte.

La entrada al Museo es por la antigua cochera que comunica con el exuberante jardín. Las habitaciones principales muestran su rico y abrumador diseño estilo rococó, junto con una excepcional muestra de pinturas de los maestros de la pintura holandesa. Las exposiciones se centran en el estilo de vida de la familia y cómo influyó sobre los habitantes de esta parte de la ciudad.

El jardín es un clásico: se extiende desde el Herengracht hasta la casa, y es de estilo francés con un estanque. Está abierto al público, es gratuito y se puede visitar independientemente, aunque se debe resguardar la tranquilidad del lugar hablando en voz baja y evitando los teléfonos móviles. El jardín del Museo participa en jornadas abiertas como las de Jardinería en junio y Tulip Ámsterdam en abril de cada año; esos días se ofrece un descuento del 25% en el precio de la entrada al museo.

El Museo Geelvincks se encuentra exactamente en Keizersgracht 633 y es muy fácil llegar con el tranvía desde la Estación Central de Ámsterdam; se encuentra a 100 metros del Museo de la Fotografía y muy cerca del Museo van Loon. Se recomienda utilizar el transporte público ya que es difícil encontrar lugares para aparcar; de hecho el más cercano es el estacionamiento subterráneo de Stopera / Waterlooplein a 8 minutos a pie del Museo. Otra forma de llegar es por barco: está junto al famoso puente del canal 7, en la zona preservada de los canales declarados Patrimonio de la Humanidad.

Si están aquí un domingo por la tarde, a partir de las 16.45 h., pueden disfrutar de un concierto de cámara con los instrumentos históricos de la colección Sweelinck. Los conciertos se brindan en el salón Geelvinck, y a veces incluyen recitales, obras de teatro, música, danza y poesía. Los instrumentos son de los siglos XVIII y XIX y el repertorio abarca desde el barroco hasta la época romántica, en consonancia con la bellísima casa-museo, reviviendo la antigua costumbre de los salones, que estaban de moda a fines del siglo XVIII y comienzos del XIX y eran verdaderos centros de la cultura europea.

El Museo está abierto todos los días excepto los martes, de 11 a 17h. Hay entradas con descuento para niños de 6 a 18 años; los menores de 5 años y los poseedores de la Museumkaart e Iamsterdampass entran gratis. Los conciertos tienen un propio entrada.

Foto: Museo Geelvinck



Etiquetas:

Categorias: Museos de Amsterdam


Comments are closed.