Poezenboot, refugio de gatos flotante

poezenboot

Es sabido que el gato es uno de los animales que más detesta el agua. Entonces, ¿cómo sobreviven los gatos callejeros en Ámsterdam, una ciudad construida sobre 90 islas, con más puentes que París y más canales que Venecia? ¿Flotando en el agua, quizás? Acertaste. Para acoger a los gatos de Ámsterdam se creó Poezenboot, un refugio-barco en uno de los canales, que se ha convertido actualmente en una referencia mundial.

Poezenboot fue creado en 1966; es un barco moderno y especialmente diseñado para dar cabida a sus singulares huéspedes, los gatos. De hecho es el único santuario de gatos callejeros de los Países Bajos. La historia comienza con una de esas damas que dan de comer a los gatos en cualquier ciudad del mundo. Aquí en Ámsterdam Mevrouw van Weelde se ocupó de una gata que acababa de ser madre de cinco preciosas crías junto a un árbol en el frente de su casa. A esta familia gatuna se unieron otros congéneres y la dama se hizo famosa en Ámsterdam, tanto que le empezaron a llevar gatos que la gente ya no podía cuidar en sus hogares.

Cuando el espacio en su casa resultó insuficiente, surgió la idea de comprar un barco y así se adquirió la casa flotante Tjalk en 1968. La barcaza estaba perfectamente equipada para la atención de los gatos, con jaulas interiores y todas las comodidades. Poco después comenzaron a llegar gatos abandonados no sólo de Ámsterdam sino de toda Holanda,  y casi enseguida, los voluntarios que vinieron a ayudar con el cuidado de los gatos.

En 1971 se debió adquirir un segundo barco, y la fama del refugio crecía cada vez más. Tjalk fue desactivado en 1979 y sustituido por un arca, que está en su sitio original. Actualmente es el refugio para gatos más famoso del mundo, y es gestionado por la Fundación Poezenboot, que se ocupa del bienestar de los gatos y la renovación de las instalaciones, la capacitación de los voluntarios y la recepción de visitantes.

De Poezenboot se encuentra en el 38 del Canal Singel y es muy fácil llegar en autobús, caminando o en bicicleta. Está abierto casi todos los días de la semana, excepto miércoles y domingos, de 13 a 15 h.; para visitas en otros horarios deben contactar con el refugio.

Los visitantes no querrán dejar Poezenboot sin pasar por su tienda de regalos, donde podrán adquirir camisetas y guías para la crianza de los los gatos. Además pueden colaborar fácilmente trayendo periódicos viejos, que son sinceramente agradecidos por humanos y gatos. Otras formas de ayudar son el programa de voluntariado y el adopción de mascotas.

Foto: Vía Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Turismo en Amsterdam


Deja tu comentario