Madurodam, una ciudad en miniatura

madurodam

Madurodam es la ciudad más pequeña de Holanda; mejor dicho es una ciudad en miniatura, una reproducción a escala de los lugares más importantes de los Países Bajos, como las mansiones que bordean los canales de Ámsterdam, el mercado de quesos de Alkmaar, el Palacio, la Torre Dom de Utrecht, en fin, todo lo que ha hecho famosa a Holanda en escala 1:25.

Madurodam se encuentra en La Haya, y es un paseo ideal de un día desde Ámsterdam ya que es muy fácil y económico viajar adquiriendo la “dagkaart”, un billete que permite viajar en el transporte público todo el día entre diversas ciudades; también está disponible para viajar hasta nueve días, y se compra en la oficina del Transporte Municipal de Ámsterdam frente a la Estación Central.

Interesará al visitante saber que Madurodam fue fundada como homenaje a los soldados que participaron de la Segunda Guerra Mundial y también como una institución de caridad; fue inaugurada en 1952 y sus creadores fueron la señora B. Boon van der Starp y el matrimonio Maduro.

La señora van der Starp se inspiró en Beaconsfield, la famosa ciudad en miniatura de Inglaterra, como forma de recaudar fondos para su misión de ayuda a estudiantes enfermos de tuberculosis. Por su parte el matrimonio Maduro deseaba erigir un monumento en honor a su único hijo George que había muerto en 1945 en una prisión militar en Dacha. Así nació Madurodam.

Fue diseñada por el arquitecto S.J. Bouma, en terrenos cedidos por el alcalde de La Haya y se mantuvo prácticamente sin cambios desde 1952 hasta 1996, cuando se incluyeron salas multifuncionales y de exposiciones y nuevas maquetas, como la que reproduce el Aeropuerto de Schiphol, renovada en el año 2003 con un impresionante sistema de campos magnéticos que permite que los mini-aviones vuelen ¡hasta tres metros de distancia!

Las maquetas tienen un nivel de detalle realmente sorprendente; se realizan los planos, se calculan las medidas a escala y se toman fotografías del edificio real; trabajan arquitectos, técnicos y decoradores. La vegetación de Madurodam es natural, con pequeños árboles y arbustos que podrían alcanzar hasta 15 metros de altura. No dejen de visitar los ferrocarriles: es la red ferroviaria en miniatura más grande de Europa.

Hay muchísimo para ver y hacer en Madurodam; les recomendamos disfrutar de la presentación multimedia, un espectáculo de luz y sonido inolvidable. También se pueden seguir las dos rutas temáticas, la de la Arquitectura que los llevará de paseo por las principales obras arquitectónicas de Holanda, o la del agua que es un recorrido por las grandes obras hidráulicas holandesas. Hay una guía ilustrada disponible en trece idiomas que está incluida en el precio de la entrada.

Foto vía: WikiCommons



Categorias: Excursiones desde Amsterdam


Deja tu comentario