Casas curiosas en el Canal Singel

canal-singel

La ciudad de Ámsterdam está posada sobre un entramado de islas y canales; más de cuatrocientos puentes, algunos levadizos, permiten conectar las islas, como el Magere Brug, un puente de madera que todavía se eleva manualmente.

Docenas de canales están bordeados por grandes mansiones de la época transoceánica. Precisamente entre éstos se encuentra el Singel, antiguo muelle comercial, a lo largo del cual se encuentran extraordinarios edificios como el del número 182 ¡que parece inclinarse hacia delante!

De hecho no es el único sino que fue un método de construcción utilizado alrededor de 1565 y que respondía a razones estéticas y funcionales: las fachadas pueden verse desde el muelle, y si se deben cargar mercaderías, la cuerda de la polea permanece separada de la pared.

Para conocer más casas curiosas en el Canal Singel, les invitamos a acompañarnos en nuestro recorrido. El canal Singel antes de ser un muelle fue el foso de la muralla que a partir del siglo XVI señalaba el límite entre la ciudad medieval y la moderna.

Al principio estaba dedicado al transporte de mercaderías pero se fue transformando en residencial. También era llamado “el cinturón” ya que bordeaba la ciudad por el oeste del casco histórico. Fue el primero y es el más antiguo de los canales que rodean el centro histórico; comienza en el extremo noroeste de la Estación Central y finaliza en el río Amstel.   Aquí encontraremos:

La casa más estrecha del mundo: está en el N° 7 y tiene un metro de ancho y diez de alto. Pero en realidad se trata de la contrafachada; el frente de la casa es bastante más ancho.

La casa de los delfines: está en el N° 142. El nombre de la casa rinde homenaje al gramático holandés Spieghel, primer propietario de la casa, quien escribió un libro sobre los delfines. Si algo les resulta familiar, es porque la casa fue inmortalizada por Rembrandt es una obra pintada en 1642. Fue construida en 1605 por Hendrick de Keyser, el mismo arquitecto que diseñó la Munttoren y  la Zuiderkerk.

La casa de los frutos de mar: o Zeevrugt, en el N° 36. El nombre está inscripto en el frente; luce una escultura de Mercurio pintada de vivos colores y una llamativa cornisa con balaustrada.

Queda mucho en el tintero, como la bella casa Swaen, en el 83, actualmente convertida en un hotel o el puente Torensluis, lleno de bares y cafés, que cruza el canal Singel a la altura de la Plaza Dam. Es el más antiguo de Ámsterdam, pues fue construido en 1648, y con sus 42 metros de lado a lado, el más ancho de la ciudad.



Etiquetas: ,

Categorias: Qué ver en Amsterdam


Comments are closed.