Elektrische Museumtramlijn, un museo rodante en Ámsterdam

estacion-de-tranvias

Una visita a Ámsterdam, en especial si viajan con niños, no estará completa si no pasan por el Museo del Tranvía, que nos invita a viajar como lo hacían nuestros abuelos, en coches completamente restaurados. La visita incluye un recorrido por los talleres, para ver cómo se repararan los tranvías históricos. Es un recorrido de 7 Km. de longitud por la antigua línea férrea Haarlemmermeer, bordeando el bosque de Amsterdam, con varias paradas en lugares interesantes que se pueden recorrer a pie.

El Museo del Tranvía de Ámsterdam está formado por tranvías de distintas ciudades de Europa, como Ámsterdam, Rotterdam, La Haya, Groningen, Utrecht, Viena, Graz y Praga; son coches que se fabricaron entre 1910 y 1960 y la visita está a cargo de entusiastas voluntarios vestidos como guardias y conductores.

Interesará al visitante saber que durante el año 2009, los tranvías restaurados recorrieron ¡12456 kilómetros! El campeón del año fue el coche motor 4143 de Viena, que cubrió 1813 Km. El Museo fue abierto al público en 1975; en aquél entonces, el recorrido histórico sólo tenía 1.5 Km. de extensión. A lo largo del tiempo el Museo fue creciendo y el recorrido se amplió hasta su dimensión actual, que permite llegar hasta Bovenkerk.

En este museo no encontrarán exposiciones permanentes; la verdadera experiencia del museo es viajar como en otros tiempos, disfrutando del perfume de la madera y el barniz y todos los sonidos y sensaciones de un auténtico viaje en tranvía.

El Museo del Tranvía funciona entre Semana Santa y el último domingo de octubre desde las 11 de la mañana hast alas 17.30 h.; parte de la Haarlemmermeerstation para llegar a la terminal de Bovenkerk con paradas en Jan Wilsbrug, IJsbaanpad, Pramenpad, tres paradas dentro del bosque de Amsterdam y cuatro en Amstelveen.

El Museo del Tranvía de Ámsterdam es organizado y administrado por la fundación EMA, y se sostiene en base al trabajo de sus dedicados voluntarios: guardas, conductores, controladores de tráfico, personal de la tienda, restauradores y especialistas. Cada viaje del museo rodante es el resultado de incontables horas de duro trabajo de estos amigos del tranvía.

Al finalizar el viaje lo mejor será pasar por la tienda, en la estación de salida; aquí encontraremos libros, postales, juguetes, y mucho más, para prolongar después del regreso, el placer de un viaje inolvidable. Haarlemmermeerstation se encuentra en Amstelveenseweg 264, a la que es muy fácil llegar con el tranvía 2 y 16 o en autobús.  Los niños tienen descuento y también se puede adquirir un boleto para todo el tiempo de vacaciones.

Puedes ampliar esta información en su web.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Museos de Amsterdam


Deja tu comentario