Koninklijk Paleis, uno de los tres palacios reales

palacio-real-de-amsterdam

El Koninklijk Paleis es uno de los tres palacios de los  Países Bajos que está a disposición de la Reina Beatrix. Se encuentra en el lado oeste de la Plaza Dam, al lado de la Nieuwe Kerk.

Fue construido por Jacob van Campen, entre 1648 y 1655.  Debía reflejar el éxito y la prosperidad de la Edad de Oro; en su momento, fue el edificio más grande del planeta conocido y considerado como la “Octava Maravilla” del mundo. Su fachada con 114 ventanas irradiaba opulencia.  Actualmente su historia y su impresionante interior son los principales motivos por los que cientos de miles de personas continúan visitándolo cada año.

Fue construido sobre 13.659 pilotes de madera asentados sobre el pantanoso suelo de Ámsterdam, y se utilizó piedra arenisca amarilla traída desde Bentheim, Alemania.   Puedes aprender este número igual que los escolares de Ámsterdam: sólo hay que agregar el 1 y el 9 a la cifra de los días del año.

Van Campen se inspiró en los edificios públicos del imperio romano;  de hecho, deseaba construir un Capitolio para las autoridades de la ciudad de Ámsterdam, ya que el edificio funcionó como Ayuntamiento hasta comienzos del siglo XIX.

El constructor fue Daniël Stalpaert y las esculturas del frente, de estilo barroco, son del artista Artus Quellijn. El techo es una gran cúpula abovedada, rematada por una veleta con la forma del típico barco que es un símbolo de Ámsterdam.

El interior es realmente deslumbrante. Los pisos de la planta baja son de mármol blanco de Italia; sólo el vestíbulo tiene 120 pies de largo, 60 de ancho y 90 de alto. El piso del vestíbulo nos recibe con un mapa que representa los dos hemisferios conocidos a mediados del siglo XVIII con las posesiones holandesas; se puede ver claramente, debido a los cielos pintados, que Ámsterdam no es sólo el centro del Mundo, ¡sino también del Universo!

El Palacio se inauguró en 1655, cuando sus interiores aún no estaban terminados. Las pinturas son de artistas como Govert Flinck, quien murió antes de terminar los doce paneles que le habían encargado, Jacob Jordaens, Lievens y Ferdinand Bol.  La pintura más grande había sido encargada a Rembrandt: “La conspiración de Claudius Civilis” pero no gustó; fue devuelta y un fragmento se encuentra ahora en Estocolmo.

Actualmente la reina lo utiliza para visitas de Estado, la recepción de Año Nuevo, y diversas presentaciones como los Premios Príncipe Claus. En el segundo piso se proyecta un video en inglés que ilustra acerca de la historia del Palacio y muchos hechos fascinantes sobre la construcción del edificio.

Foto Vía: Wikipedia



Categorias: Qué ver en Amsterdam


Comments are closed.