Magere Brug, un puente con leyendas

magere-brug

Los canales del sur de Ámsterdam se extienden entre los ríos Leidsegracht y Amstel.  Esta parte de la ciudad se revela más comercial y animada que el norte; aquí se encuentra el corazón de la vida nocturna y cultural.  Más allá se encuentran las elaboradas fachadas de las mansiones particulares, las casas de anticuarios y los pequeños puentes.  Precisamente entre éstos se encuentra el bello Magere Brug, que hoy vamos a conocer.

Es interesante saber que Ámsterdam tiene 1.281 puentes; el Magere Brug o Puente Estrecho es un puente levadizo que en sus orígenes era tan angosto, que difícilmente dos personas podían caminar una al lado de la otra. Cuando el tráfico se hizo mayor, este puente fue sustituido por uno más amplio, en 1871 y actualmente se puede transitar a pie o en bicicleta.

El origen del nombre Magere Brug está envuelto en leyendas. Se dice que fue construido por las hermanas Magere, dos mujeres adineradas que vivían a cada lado del río y ordenaron construir el puente para poder visitarse. Aunque también ese nombre alude a la estrechez del puente, según otras versiones… ¡era el nombre del arquitecto que lo diseñó!

Por las noches, la atmósfera del Magere Brug es muy popular entre enamorados y fotógrafos; románticamente iluminado por miles de luces en las noches de verano, es uno de los más bonitos de la ciudad.

Se encuentra justo frente al teatro Carré; su diseño es el de los antiguos puentes de madera de los Países Bajos conocido como “balanceado” o doble báscula; es de los pocos que hay en este mismo estilo.  Este tipo de puente tiene dos lados que se pueden abrir, generalmente en forma simultánea, y tiene contrapesos para equilibrarlo y facilitar la abertura. La mayoría de los puentes de Ámsterdam es de una sola báscula, es decir que sólo uno de sus lados es capaz de abrirse para dejar pasar el agua.

Aunque en general los puentes de Ámsterdam se abren tres o cuatro veces por semana para permitir el intercambio de agua, el Magere Brug se abre con bastante más frecuencia, aproximadamente una vez cada veinte minutos, así que será fácil verlo y tomar las mejores fotografías.

Ya que estamos aquí, aprovechemos para dar una vuelta por Rembrandtplein. Es el centro de la vida nocturna de Ámsterdam, con grandes restaurantes, bares y clubes; de día invita a disfrutar de sus terrazas sombreadas, pero de noche sorprende con  un despliegue de luces de neón.

La estatua de Rembrandt, realizada en 1852, domina este mundo efervescente al que dio su nombre después de 1876. Rembrandtplein se prolonga hasta la pequeña plaza vecina de Throrbeckeplein, un antiguo mercado de mantequilla, custodiada por el monumento de Johan Thorbecke, primer redactor de la Constitución de 1848.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Amsterdam


Deja tu comentario