El delicioso Mercado de Quesos de Alkmaar

mercado-del-queso

A sólo 35 Km. de Ámsterdam y muy bien comunicada por carretera y ferrocarril, se encuentra la ciudad de Alkmaar en la que, cada viernes desde fines del siglo XVI, se organiza un mercado de quesos que convoca multitudes de entusiastas de este sabroso alimento, y otros que vienen a disfrutar de distintos espectáculos de lo más pintorescos.

Si quieren saber más acerca de la historia del queso en Holanda y especialmente en Ámsterdam no deben dejar de visitar el Museo de los Quesos, en esta misma ciudad, que se encuentra en la tradicional Casa de las Pesas; sin olvidar a la compañera ideal del queso, la cerveza, que también tiene su Museo Nacional aquí en Alkmaar.

Comencemos nuestra visita por el mercado; debemos llegar a la ciudad un viernes a la mañana entre abril y septiembre y dirigirnos a la Plaza del Peso Público o Waagplein. Hay un programa organizado para los visitantes, a quienes se da la bienvenida algunos minutos antes de la inauguración del mercado, a las 10 en punto, con toques de campana; rápidamente la plaza se llena de quesos que son transportados de un lugar a otro por los portadores. Los visitantes reciben información en varios idiomas y pueden recorrer a gusto hasta las 12.30, hora de cierre del Mercado de Quesos.

Los visitantes pueden observar todos los avatares del mercado de quesos, desde su apertura, pesaje de las piezas, distribución de las tareas, hasta las operaciones entre comprador y vendedor en las que el precio final se alcanza después de una etapa de regateo y se sella con un apretón de manos.
Párrafo aparte para el transporte del queso: es realizado por los “portadores”, uno de los sectores más importantes del gremio.

Después de la venta y peso de la partida de quesos, los portadores lo llevan hasta donde disponga el comprador; los quesos se colocan en unas literas de madera que llevan colgadas de los hombros; para soportar y balancear el peso en estos particulares dispositivos, los portadores adoptan un ritmo particular, un paso escalonado llamado “goteo”.

Es muy fácil llegar a Alkmaar; el mercado está en el centro de la ciudad. Si llegan en su propio automóvil un día de mercado, es recomendable buscar algún aparcamiento cercano. Las caravanas se pueden dejar en el Camping Alkmaar que cuenta con estacionamiento para estos vehículos. Lo mejor es el transporte público: cuatro trenes por hora desde la Estación Central de Ámsterdam hacia Alkmaar para un viaje corto, rápido y económico. También hay servicio de autobús. Las personas con movilidad reducida tienen lugares para aparcar en el centro en forma gratuita por tres horas.

Foto: Pipeta



Categorias: Excursiones desde Amsterdam


Deja tu comentario