De Plantage, oasis multicultural en Ámsterdam

jardin-botanico-hortus

De Plantage es uno de los barrios más completos de Ámsterdam; como su nombre dice, es un sector verde de la ciudad, un verdadero oasis que nos permitirá sumergirnos en la calma y frescura de la Naturaleza y al mismo tiempo en lo más vibrante de su historia y cultura.

Es difícil encontrar en alguna otra parte teatros, varios museos, zoo, jardín botánico y un Centro de Ciencias como el NEMO, todo junto y tan próximos unos de otros como en este barrio.

Estamos en los alrededores de Waterlooplein, el antiguo y animado barrio judío con su colosal Sinagoga Portuguesa, construida en la edad de oro de los Países Bajos; esta sinagoga se puede visitar, y en las cercanías se encuentra en el Museo de Historia Judía, que funciona en un antiguo complejo de cuatro sinagogas, con interesante información sobre la vida judía en Ámsterdam. Además, aquí se encuentra el Museo de la Resistencia y el Memorial del Holocausto, que recuerda los horrores de la Segunda Guerra Mundial.

El distrito de Plantage tiene una rica tradición cultural; es  interesante  saber que en el siglo XVII las calles que rodean el elegante Antoniesbreestraat Sint se convirtieron en el barrio de los artistas, acogiendo a muchos pintores y escultores como Rembrandt, cuyo Museo se encuentra en el barrio, van Rijn y Govert Flinck y también a los clientes y compradores de arte como Hendrick van Uylenburg.

Pero no todo es arte y cultura en De Plantage; la naturaleza y la ciencia han hundido profundamente sus raíces en el barrio. Aquí se encuentran el Jardín Botánico Hortus, creado en el año 1638; el Zoo Artis, de 1838, y el Museo de Zoología, conformando entre los tres una importante área dedicada a las ciencias naturales.  Hortus es uno de los más antiguos jardines botánicos del mundo, mientras que Artis es sin duda el más antiguo zoológico público en Europa.

Luego de visitar los espacios culturales, disfrutar de la arquitectura y la frescura pacificadora de sus avenidas arboladas, llega el momento de la pausa; encontraremos muchísimos cafés, terrazas y bares con estilo. Si todavía nos quedan fuerzas y ganas, podemos darnos una vuelta por los alrededores: el mercado de Waterlooplein tiene alrededor de trescientos puestos donde encontraremos de todo, desde ropa usada hasta plantas; la Staalstraat es una corta calle comercial con tres puentes, como el Staalmeestersbrug que regala encantadoras vistas del Zuiderkerk.

Valkenburgerstraat es la calle que rodea la sinagoga portuguesa, actual meca del diseño, y Dappermarkt, cerca del Tropenmuseum, muestra al mundo multicultural en todo su esplendor: desde arenque holandés hasta música sudamericana y lo mejor de la moda marroquí para hombres y mujeres.

Foto: Chris10



Etiquetas:

Categorias: Callejero de Amsterdam


Comments are closed.