Oostelijk Havengebied, antiguo puerto de Ámsterdam

antiguo-puerto-de-amsterdam

A fines del siglo pasado los “docks” del puerto de Ámsterdam dejaron de utilizarse, por el avance del ferrocarril y otros cambios sociales y culturales. Las antiguas instalaciones quedaron abandonadas por casi cien años, y fueron el refugio de inmigrantes, artistas y bohemios.  En la década del 70 del siglo pasado, en un alarde de talento arquitectónico, toda la zona se recuperó y se transformó en uno de los barrios más característicos de la ciudad, respetando las antiguas instalaciones portuarias que albergan gran parte de la historia de Ámsterdam.

Ahora es uno de los principales distritos de entretenimiento y cultura de la ciudad, heredero de aquellos antiguos ocupantes, y en el que se puede disfrutar de paseos,  música, teatro, museos, exposiciones y también muy buenos restaurantes y cafés con terrazas, además de vivir con un estilo relajado y muy particular.

El barrio es reconocido por su nueva arquitectura y concepto de urbanismo, refinado y planificado, dando destino cultural a muchos de los antiguos edificios y generando un nuevo cinturón artístico a lo largo de las orillas del IJ. De hecho, decenas de miles de turistas y habitantes de Ámsterdam llegan hasta aquí para echar un vistazo a este nuevo estilo de vida.

La mayoría de los edificios se han conservado, como el antiguo Hotel de Inmigrantes que acogió a miles de personas provenientes de Europa del Este, Brasil y Argentina; tenía inclusive una cocina “kosher” para los inmigrantes judíos y habitaciones separadas para varones y mujeres. Estos edificios constituyen un patrimonio único pues fueron todos diseñados por el arquitecto Breman.

El agua y los espacios verdes tienen un gran protagonismo en este barrio, que es también una zona residencial muy popular y una parada obligada para los turistas, que se deleitan con la arquitectura monumental de la KNSM-Eiland, las notables viviendas, las pasarelas de clase mundial, los canales, la costa y el impresionante bloque de viviendas La Ballena en Sporenburg.

Otros lugares para visitar son la Embajada Cultural y sede de un hotel de una cadena internacional de cinco estrellas, el corazón creativo del barrio que funciona en el antiguo Hotel de Inmigrantes; el Hangar 6, con tiendas, restaurante y espacios culturales y actual terminal de cruceros de Ámsterdam o el Museo de la Prensa.

Para recorrer este barrio, les recomendamos partir de la Estación Central y tomar el tranvía 26 en dirección IJburg, descendiendo en la parada Rietlandpark; también pueden abordar el tranvía de Leidseplein 10 a Azartplein, parada Rietlandpark. Una vez en el barrio, es aconsejable dirigirse a la oficina de visitantes, en Sumatrakade 493.

Foto: Niccolo Machiavelli



Etiquetas: ,

Categorias: Turismo en Amsterdam


Deja tu comentario