Casa Bols, viaje al mundo de los licores

casa-bols

Los conocedores de las bebidas alcohólicas sabrán que, cuando se habla de ginebra, el nombre de la destilería más antigua del mundo surge como un sinónimo de Ámsterdam.  Para aprender todo acerca del mundo de la licorería y la destilación y disfrutar con todos los sentidos, la ciudad de Ámsterdam nos invita a visitar la Casa Bols, sólo para mayores de 18 años.

Esta experiencia sensorial comienza al llegar a la Casa Bols, con su excelente diseño y colores, y a lo largo de nuestro recorrido nos encontraremos con sorpresas como por ejemplo la relación entre Rembrandt y Lucas Bols, el Salón del Gusto y la posibilidad de crear nuestra propia película y enviarla por correo electrónico a nuestros amigos.

La Casa Bols fue fundada por Lucas en el año 1575; esta destilería trabajaba con una receta secreta y envasaba sus productos en una botella o jarra de piedra llamada «genever kruik». Sin embargo, al principio la familia Bols sólo fabricaba licores, y no comenzó a producir la famosa ginebra sino hasta 1675. Y aunque es su marca más conocida, la casa Bols produce treinta y tres licores diferentes.

La receta original de la ginebra data de 1726, y ya entonces se sabía que el 95% del gusto que se percibe, está determinado por el olfato, y que también se necesita la vista para una experiencia completa.

Hay mucho para ver y hacer en la Casa Bols. Para recorrerla se dispone de una visita guiada en inglés y alemán, por el Salón del Gusto, donde se descubrirán los secretos de la ginebra, la Cabina Flair para crear su propia película, y la revolucionaria barra de espejos en el bar para disfrutar de su cóctel favorito. También cuenta con un recorrido autoguiado.

Aquí podremos ver por ejemplo la interesante colección de Delfts Blue, ochenta y ocho diseños de casas basadas en edificios y monumentos famosos, que se ofrecían a pasajeros de avión de la línea holandesa a mediados del siglo pasado y que actualmente son muy buscados por los coleccionistas.

La Casa Bols se encuentra en Paulus Potterstraat 14, y es muy fácil llegar con el transporte público o su propio automóvil, ya que está ubicada en el centro de Ámsterdam, rodeada de muchos museos y lugares para recorrer. Se puede visitar de lunes a domingo de 24 a 18 h., y el valor de la entrada incluye una copa de su cóctel preferido en la barra de espejos. Posee instalaciones accesibles para personas con movilidad reducida. Interesará al visitante saber que sólo podrán beber un trago en la Casa Bols, luego de realizar la visita.

Foto: Niels van de Mannen

Imprimir

Categorias: Qué ver en Amsterdam


Deja tu comentario