Las casas inclinadas de Amsterdam

Casas de Amsterdam

Un detalle curioso que cualquier visitante puede apreciar en Ámsterdam, es el hecho de que muchas de sus casas muestran algo de inclinación hacia delante en sus fachadas, además de contar con un gancho en la parte superior. Esta diferencia entre la base y la parte alta de las casas es de unos pocos centímetros, y quizá pueda pasar más o menos desapercibido si no nos fijamos, y tiene una utilidad muy práctica. Por supuesto, esto no sucede por capricho del arquitecto ni por una construcción deficiente, sino que se trata de una forma de facilitar la subida de mercancías mediante un sistema de poleas.

El hecho de tener que subir un sofá o un armario hasta un cuarto o quinto piso por las angostas escaleras que suelen tener las casas de Ámsterdam, es una tarea harto complicada y fatigosa, pero los holandeses fueron previsores en este hecho. El precipitado crecimiento de la ciudad, propiciado por su éxito comercial internacional, y el poco espacio del que disponía la gente para construir sus casas obligó a que quienes quisieran instalarse aquí, a conformarse con unos 3 metros de ancho en la mayoría de los casos. Esto da como resultado que resulte físicamente imposible subir casi cualquier mueble grande por las escaleras.

La solución fue subir el mueble (o la mercancía) mediante una polea, que se enganchaba a la “cumbrera”, un apuntalamiento que sobresale de la fachada en su parte más alta. En algunas casas aún se pueden ver los ganchos sujetos a estas vigas, que debían estar lejos de la fachada para evitar que la mercancía rompiese las ventanas durante el proceso, de ahí que se construyesen con esa particular inclinación hacia afuera.

Foto vía: rptworldtravel

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Amsterdam


Deja tu comentario