Alojamientos en Ámsterdam

Amsterdam1

Los hoteles en Ámsterdam, por norma general, son bastante caros. El precio supera en ocasiones el de grandes capitales como Londres o París. Por este motivo se hace más que necesario realizar una gran búsqueda de alojamiento, comparando aspectos como categoría, servicios y ubicación; y es que este último punto es de los más importantes a la hora de conocer la ciudad.

Existen numerosas zonas en las que alojarse. Todas ellas buenas, dependiendo de nuestro perfil como turista.

El mejor de los lugares es, sin lugar a dudas, el centro de la ciudad. Compuesto por un sinfín de canales cuyas orillas se llenan de infinidad de establecimientos para pernoctar, además de para comer o para tomar algo. Es un lugar con bastante ambiente durante todo el día, así pues, los más activos se perfilan como los turistas perfectos para alojarse aquí.

Cabe destacar que tenemos muy cerca la Central Station, a la cual llegan los trenes desde el aeropuerto. Por tanto, si no queremos desplazarnos demasiado de nuestra conexión con el aeródromo, esta zona es ideal.

En este lugar destacan la plaza Dam, el Mercado de las flores, el pintoresco Barrio Rojo o el impresionante Palacio Real.

Podemos optar por hoteles como el Die Port Van Cleve, un precioso hotel de 5 estrellas que fue la primera fábrica de la cerveza de Heinecken. Construido en 1870 hoy ofrece muchísimas comodidades y un ambiente de lo más holandés a sus clientes.

Si preferimos estar más cerca de los museos, nuestra zona será el Barrio de los Museos. Al sudoeste del centro, y un poco más lejos de la zona de los canales, encontramos este precioso lugar lleno de sitios culturales. Museos como el de Van Gogh, o el Rijksmuseum estarán a tiro de piedra.

En esta zona podemos decidirnos por hoteles como el Bronckhorst, un establecimiento de 3 estrellas ubicado a tan sólo 10 minutos del Museo Van Gogh. Es un hotel completamente nuevo, y cuenta con todos los servicios y comodidades necesarias para una buena estancia en la ciudad.

Los que busquen un alojamiento diferente y divertido pueden optar por la zona de los canales. Aquí hay muchas embarcaciones que realizan la función de viviendas y muchas de ellas se pueden alquilar.

Otra zona bastante interesante es la de Jorddan. Está al oeste del centro y antiguamente era un barrio de clase baja. En la actualidad, aquí, podemos encontrar las tiendas más exóticas de toda la ciudad, así como diversos mercados, parques, galerías de arte (como Stedelijk Museum Bureau) y preciosos jardines interiores.

Hay que tener en cuenta que los hoteles en Amsterdam, muchas veces, no se corresponden con las calidades que podríamos encontrar en los hoteles de nuestro país. En ocasiones se debe a que se ubican en edificios históricos, que difícilmente han podido ser adecuados a la vida moderna. Aun así, resulta interesante poderse alojar en lugares así, siempre teniendo en cuenta lo comentado en este párrafo.

Otra opción bastante interesante sería alojarse en algún pueblecito cercano. Si tenemos coche, o nos movemos por transporte público, llegar hasta el corazón de Ámsterdam no será nada difícil. Además, los hoteles en estas poblaciones cercanas suelen ser mucho más económicos.

Si nuestro presupuesto es reducido, siempre podemos optar por la opción de los albergues. Son mucho más económicos. Compartiremos habitación con otras personas, y la inmensa mayoría de estas son gente joven que viaja al más puro estilo low cost. Un ambiente divertido en el que conoceremos personas de todas partes del mundo.

En resumen. Lo primero que tenemos que hacer para buscar hoteles en Ámsterdam es plantearnos un presupuesto, estudiar las distintas zonas (para ver sus accesos), observar nuestro plan de ruta y elegir aquel lugar que se ajuste más a nuestras necesidades como huésped.

Foto vía: Terrazo

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Información práctica


Deja tu comentario