El enorme Monumento Nacional en la Plaza Dam

monumento plaza dam

El centro histórico de la capital holandesa está ubicado en la zona de la Plaza Dam, que es donde se originó todo lo que conocemos en la actualidad como Amsterdam. Y si usted pasea por allí se encontrará seguramente con un enorme monolito de mármol integrado por varias imágenes, que no es otro que el Monumento Nacional emplazado en memoria a los caídos en la Segunda Guerra Mundial.

Esta obra fue inaugurada el 4 de mayo de 1956 en la citada Plaza Dam, y desde entonces cada 4 de mayo se reúnen las autoridades holandesas para rendir homenaje a quienes murieron durante aquel conflicto bélico. Para llegar hasta allí se lo puede hacer a través del tranvía o del autobús, ya que muchas líneas de ambos transportes pasan por este lugar inevitable.

Hay que señalar que, por una parte, el Monumento Nacional fue diseñado por el arquitecto holandés JJP Oud, mientras que las esculturas son de John y sus hijos Rädecker Han y Jan Willem Rädecker. En esta pieza trabajaron varios artistas, ya que los relieves corresponden al trabajo del escultor Pablo Gregoire.

En detalle, el Monumento Nacional está rodeado por cuatro leones, que son además el símbolo de la ciudad, mientras que en el centro hay un pilar de hormigón de 22 metros de alto y con forma de cono. A su alrededor se pueden ver cuatro figuras humanas que permanecen encadenadas, que según explicaron los artistas simbolizan el sufrimiento durante la guerra.

Otro detalle para mencionar es que las figuras humanas representan a integrantes de la resistencia holandesa durante el nazismo, por un lado los intelectuales y por el otro los trabajadores. Además hay imágenes de perros a sus pies, que se encuentran llorando, y que quieren significar, con esto, el dolor y la lealtad.

También conforman el Monumento Nacional, seguramente el más importante que tenga Amsterdam, una serie de urnas con tierra que perteneció a provincias holandesas, incluso alguna que correspondió a una de sus colonias: Indonesia.

Obviamente, a lo largo de todos estos años, el monumento ha sufrido algunos daños y sus consiguientes remodelaciones. Unas se llevaron a cabo en 1965, otras entre 1997 y 1998: en esta última el monolito fue desmontado y se cambió el ladrillo de la columna central por hormigón. Además, desde 2007 el mismo tiene rampas para discapacitados y en 2009 se lo consideró monumento nacional.

Foto vía: Disfruta Amsterdam

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Amsterdam


Deja tu comentario