Edam, donde se fabrica el queso de bola

Mercado de quesos de Edam

Entre la excursiones que se pueden hacer desde Amsterdam, una de ellas es la de la ciudad de Edam, pequeña localidad de poco menos de 8.000 habitantes que en el pasado era un puerto importante y que con las inundaciones tuvo que modificar su actividad para que los pobladores pudieran sostener su estilo de vida.

En la actualidad allí se encuentra uno de los mejores mercados de quesos, donde se produce precisamente el reconocido queso de bola de Edam.

Como decíamos, esta ciudad fue fundada alrededor de una presa que se hizo para cruzar el río. Los primeros habitantes de allí, por el año 1230, vivían del peaje que cobraban a los barcos que llevaban materiales para construir la represa. Fue a partir de mediados del Siglo XIV que adquirió la nominación de ciudad, especialmente porque se trataba de un lugar emprendedor lleno de comerciantes que buscaban una mejor forma de vida. De todos modos, el lugar fue víctima de algunos conflictos bélicos.

Por el Siglo XVI en Edam existían ya 33 muelles, lo que hizo de esta ciudad uno de los principales puertos, por lo que la ciudad viró su economía hacia este sector y se convirtió en una de las más importantes del norte de Holanda. Sin embargo no se contaba con los giros imprevistos de la naturaleza, y en 1544 hubo que cerrar el puerto debido a las inundaciones y los pobladores perdieron la principal actividad que movilizaba al sector. Así, ingresó en un lento y progresivo declive.

Hoy, sin ser un centro de los más urbanizados, los habitantes de Edam tienen como principal economía la producción de quesos, algo que se arrastra desde el Siglo XVI. Por aquel entonces, esto sirvió para sacar a la ciudad de la crisis en la que estaba inmersa. Fue entonces que se le otorgó el derecho de tener un mercado propio, el cual podía funcionar por siempre. Hoy, este lugar, es uno de los principales centros de expendio del reconocido que so de bola de Edam.

Este queso es tradicional, como también es tradicional su forma esférica que es como se lo ha preparado por siempre: en la cobertura lleva una parafina de color amarillo o rojo. También tenemos aquel que está recubierto de una capa de cera negra, que tiene un estacionamiento de casi veinte semanas. Si bien es muy popular en el norte de Europa, también se lo comercializa en EE.UU., entre otros países.

Para tener una idea, este queso tiene un sabor suave y a la vez salado, aunque no exageradamente: de todos modos el sabor va mutando acorde al tiempo de estacionamiento. Se lo puede conseguir en tres formatos, Mini Edam, Edam rectangular, y Mini Edam rectangular. Las hormas en las que termina hecho van de los 800 gramos a los seis kilos y medio.

Imprimir

Categorias: Excursiones desde Amsterdam


Deja tu comentario