Amsterdam, la ciudad de las tres equis

Escudo de Amsterdam

Triple equis. Podría ser el nombre en clave de un agente secreto, pero nada que ver. Si usted recorre la ciudad de Amsterdam y observa con detenimiento algunos detalles, comprobará que las equis están muy presentes, tanto en la bandera de la ciudad como en diferentes establecimientos y lugares públicos.

Precisamente, esta es considerada como la ciudad de las tres equis, y las mismas son un símbolo absoluto: en la bandera, por ejemplo, se lo puede chequear mirando el escudo.

Sin embargo, hay que señalar que en la capital de Holanda no muchos están de acuerdo con el verdadero motivo de por qué la ciudad se identifica con esto: lo que no quita que todas las embarcaciones lleven su bandera con las benditas tres equis. Según se ha manifestado, hay tres teorías que son las más fuertes y que han sobrevivido al paso del tiempo, aunque las mismas difieren en el tono y en lo que pretenden significar.

Por ejemplo, una de estas teorías tiene una relación muy fuerte con lo religioso, tomando como centro la figura de San Andrés, que era uno de los apóstoles a la vez que se terminó convirtiendo en el patrón de Amsterdam. Se cuenta que este personaje fue crucificado un tiempo después que Jesús, pero que la cruz donde se lo sacrificó estaba dispuesta en forma de X. Es por eso que se habría tomado este símbolo como referencia de la ciudad.

Hay una segunda teoría, menos espiritual pero sí muy didáctica y con una clara intención de sostener determinados valores. Hablamos de aquella que sentencia que las equis representan el valor, la determinación y la misericordia, tres adjetivos que fueron dichos por la reina Guillermina haciendo referencia a esta localidad de Europa. Esta versión, edulcorada, es la que también se pretende instalar entre los chicos de las escuelas.

Por último, una teoría un poco más trágica pero también bastante real y tangible. Dicen algunos que las tres equis representan los desastres que han afectado a la ciudad a lo largo de su historia. Allí están referenciados los dos grandes incendios que sacudieron Amsterdam entre 1421 y 1452; las inundaciones habituales, aunque recordando especialmente las de 1952; y finalmente la peste bubónica que arrasó con la población en tres períodos diferentes: 1623, 1655 y 1664.

Foto vía: Disfrutaamsterdam

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Turismo en Amsterdam


Deja tu comentario