Haarlemmerstraat, una calle con mucho estilo

Haarlemmerdijk Calle Comercial

Para los que creen que las calles comerciales de las principales ciudades del mundo son todas iguales, tienen un ejemplo que rompe la regla con la Harlemmerstraat (y su continuación Haarlemmerdijk) de Amsterdam, una arteria que sí, tiene los habituales locales destinados al consumo, pero en la que además existen varios restaurantes de primer nivel y el cine más viejo de la ciudad. Una calle que es moderna y antigua, sumamente original y difícil de encasillar.

La Harlemmerstraat está ubicada en pleno barrio del Jordaan. Durante su largo recorrido el visitante encontrará destacadas boutiques, tiendas especializadas en diversos rubros, salones de belleza y restaurantes con estilo y precios accesibles.

En total hay unas 235 tiendas, las cuales parecen tener un imán para todo aquel que ande paseando por la ciudad holandesa: de hecho, es la preferida de los turistas que buscan comprar algún recuerdo para llevar de vuelta a sus hogares.

Jugueterías, tiendas de moda y accesorios, joyerías, electrónica, librerías y demás rubros se pueden buscar en esta arteria comercial. Además allí se instala cada miércoles un mercado de productos biológicos y cada jueves, los comercios prolongan su actividad así que es muy probable terminar juntando la salida de compras con la cena. Hay terrazas desde donde disfrutar el panorama y observar las muchedumbres que la recorren.

Obviamente la oferta en restaurantes es por demás tentadora en las calles Haarlemmerstraat y Haarlemmerdijk. Por ejemplo está el Hollandaluz, donde se consume cocina española con platos de Andalucía con especialidad en jamones y vinos. Otras ofertas para tener en cuenta son Thai & Co, Scarlett o Stout!, un comercio gastronómico que tiene la particularidad de cambiar su menú cada seis semanas. Esta propuesta se condice con su nombre, que en castellano quiere decir “travieso”.

Pero como decíamos, en Haarlemmerdijk 161 se encuentra The movies, que es el cine más antiguo de toda la ciudad. Inaugurado en 1912, este edificio tiene un interior art decó con una cálida atmósfera. Allí se puede ver preferentemente cine de autor, pero también las salas están destinadas al festival de cine de la ciudad. Se puede encontrar en el interior del edificio un restaurante y bar, y como curiosidad las cuatro salas se alquilan para la realización de fiestas con un toque cinematográfico.

Foto vía: Apartmentpaul

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Callejero de Amsterdam


Deja tu comentario