Plaza Dam, donde se creó Amsterdam

Plaza Dam

De los paseos al aire libre que tiene Amsterdam, el más reconocido es la Plaza Dam, no sólo por la belleza propia y de sus alrededores, sino porque además está ubicada en el lugar donde se creó la ciudad. En castellano, Dam significa “dique” y precisamente allí, en el Siglo XIII, fue construido el primer dique de la localidad, el cual cruzaba el Río Amstel. Hoy este es un punto de encuentro para propios y turistas, quienes se sorprenden con la rica historia que hay en esta zona.

Más allá de la tranquilidad que se respira en este lugar actualmente, no se puede dejar de mencionar el hecho de que la Plaza Dam, de 100 metros por 200 metros, fue epicentro de múltiples sucesos históricos de Amsterdam, algunos de ellos de muy tristes resultados. Al tratarse de la plaza principal, la misma fue sede de múltiples manifestaciones populares, de las cuales muchas terminaron violentamente.

Entre otras particularidades, esta plaza está ubicada a 750 metros de la Estación Central y está delimitada por la intersección de dos avenidas fundamentales como lo son Damrak y Rokin. Una de las cosas que más sorprende es que la misma está rodeada de una serie de imponentes edificios, los cuales además tienen su peso en la historia: aunque esto no es tan llamativo si uno piensa que este fue el punto de inicio de la ciudad.

Como sea, en 1648 se construyó a la vera de la Plaza Dam el Koninklijk, o Palacio Real, que fue una de las obras más importantes de la denominada Edad de Oro. En un comienzo su objetivo fue servir como ayuntamiento, pero en la actualidad la familia real lo utiliza en algunas ocasiones. A su lado está la Iglesia Nueva, instalación en la que por estos tiempos se realizan exposiciones artísticas y conciertos, aunque a veces se organizan bodas reales y las coronaciones de nuevos monarcas.

Entre los objetos que conforman el lugar no se puede dejar de mencionar el Monumento Nacional, un obelisco de color crema y unos 22 metros de altura, el cual fue emplazado como una forma de recordación para los soldados que cayeron en la Segunda Guerra Mundial. Pero donde, además, se pueden encontrar varias urnas con tierra de provincias holandesas y hasta de Indonesia, que en un tiempo fue colonia de Holanda. Su diseño es singular, con una hilera de cuerpos desnudos que llegan a los brazos de Cristo.

También mencionar el Museo Madame Tussaud, que es el Museo de Cera de Amsterdam, con su representación de figuras de la historia holandesa y su recorrido cronológico y sus figuras de políticos, deportistas y demás celebridades. Como curiosidad, se puede visitar una reproducción de una habitación pintada por Vermeer o escenas de la vida cotidiana en la ciudad.

Foto vía: Fotosdehoy

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Callejero de Amsterdam


Deja tu comentario