Estación Central, corazón de Ámsterdam

estacion-central-de-amsterdam

La Estación Central de Ámsterdam es un lugar realmente animado: más de doscientas cincuenta mil personas la transitan diariamente, locales y visitantes. Es que no es solamente una estación de ferrocarril sino un punto de transferencia, ya que aquí se encuentran las paradas de las principales líneas de autobuses y tranvías y también las que trasladan a los pasajeros de los transbordadores y cruceros turísticos.

Es una impresionante construcción de estilo neo-renacentista; si algo les resulta familiar, es porque fue diseñada por el arquitecto Pierre Cuypers, el mismo que creó el Rijksmuseum, ¡por eso ambos edificios son tan parecidos! La construcción se realizó entre 1881 y 1889 y la Estación fue completamente renovada en la última década del siglo XX; en realidad sigue estando en construcción ya que se proyecta del nuevo metro que no estará finalizado antes de 2015 es una obra monumental.

Está construida sobre 8687 pilotes asentados sobre tres islas; la arena utilizada para el relleno provino de las dunas de Velsen, que a su vez habían sido excavadas para la construcción del Canal del Mar del Norte. El énfasis de la construcción está puesto en las torres a cada lado, y el techo está compuesto por 50 cuadros arqueados. Otra sección del techo fue realizada en 1935 y una tercera en 1999, diseñada por el arquitecto holandés Jan Garvelink.

Perfectamente accesible para personas con movilidad disminuida, la estación tiene tres túneles bajo las seis plataformas: uno hacia el centro, otro hacia el norte y otro hacia el este; aquí se encuentra la entrada al metro, y por ejemplo las líneas de ferry se encuentran detrás de la estación por la salida norte.  La Estación Central es también una estación internacional: hasta aquí llegan los trenes rápidos de Bruselas, París o Colonia; es un dato interesante para aprovechar la estadía en Ámsterdam y visitar otras ciudades, ya que el tren de Bruselas tarda dos horas y media en realizar el trayecto entre ambas ciudades. Otra conexión interesante es con el Aeropuerto de Schiphol: un tren cada diez minutos y trenes nocturnos.

Aquí encontrarán muchos servicios: mostradores de información, máquinas expendedoras de boletos, casilleros para equipaje, restaurantes, cafés. La bicicleta ocupa un lugar privilegiado: hay sótanos para depositarlas, talleres de reparación y un lugar para alquilarlas.

Para llegar a la Estación Central lo mejor es el tranvía, ya que no hay posibilidades de aparcamiento y los autobuses y taxis les dejarán cerca pero no en la estación misma.

Foto: Encyclo.voila

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Amsterdam


Deja tu comentario