La Zona Roja de Ámsterdam, atracción turística

barrio-rojo-de-amsterdam

No existe duda de que la Zona Roja o “Barrio Rojo” es una de las atracciones turísticas más importantes de la ciudad. Para los que no están enterados, les cuento que en dicho sitio las meretrices ofrecen sus servicios a través de vidrieras que dan a la calle Warmoestraat. Pero lo particular es que cualquiera que pase por allí podrá disfrutar o simplemente ver a estas señoritas en ropa interior sin ningún inconveniente, lo que despierta la curiosidad de cientos de turistas que visitan la capital de los Países Bajos.

Muchos se preguntan cuál fue el origen de este barrio tan particular. Pues te cuento que se remonta al año 1200. Como muchos dicen: “la prostitución es el oficio más añejo”. Si bien la parte más importante de la Zona Roja se aloja en la calle Warmoestraat, como te comentábamos anteriormente, el recorrido lo puedes iniciar desde las calles aledañas a la Estación Central y culminarlo al finalizar la calle Zeedijk. Fue recién en el siglo XVII época en la cual aparecerían las vidrieras en el barrio: los lugareños cuentan que el uso de vitrinas para exhibir cuerpos no fue ni más ni menos que una estrategia para remontar la actividad en la ciudad, una forma de “reactivar la economía”.

Desde el año 1911 la prostitución se ha hecho legal en los Países Bajos, por eso no se presenta ningún problema legal a estas mujeres que se exhiben libremente, sin embargo se controla exhaustivamente el numero de vitrinas que se exponen, así como también se realizan inspecciones a los burdeles y controles médicos a las meretrices. El uso de condones está establecido por la ley y el incumplimiento de dicha legalidad se sanciona con el cierre del burdel por una semana y la deportación de la prostituta implicada en el hecho.

A lo largo del recorrido no solo encontrarás las famosas vidrieras sino también los característicos “coffe shops”, lugares en donde además de tomar un  refresco o bebida podrás comprar cannabis bajo todas sus formas, ya sea en cigarrillo o en planta. Inclusive existe todo u merchandising exclusivo en el país, por eso podrás comprar una remera, una gorra e inclusive macetas con el dibujo de la flor para distinguirla en tu jardín.

Vidrieras en el Barrio Rojo

Si te preguntas si puedes tomar fotografías o filmar a las prostitutas te cuento que si bien no está prohibido por la ley conviene no hacerlo ya que podría molestar a las prostitutas. En caso de querer hacerlo aconsejamos peguntar a cada una si está de acuerdo antes de generar un mal momento. Muchas de las vitrinas llevan pegados carteles con la señal de “prohibido filmar” o “prohibido tomar fotografías”…creo que con eso bastará para que entendamos las preferencias de cada burdel.

Uno de los datos llamativos es que las prostitutas deben pagar impuestos como el resto de los comerciantes, A diferencia de otros países del mundo en donde se manejan libremente por las calles, las meretrices de la Zona Roja deben dirigirse cada mes a la oficina tributaria de Ámsterdam para depositar un porcentaje de su recaudación como corresponde.

Más allá de estos datos que muchas veces pueden impresionar al lector aconsejamos no perderse la visita por las calles del Barrio Rojo ya que éste constituye el atractivo más curioso de la capital holandesa.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Amsterdam, Turismo en Amsterdam


Deja tu comentario